PARADO EN DAGOBAH

“Ya verás, aullaré por las calles. Quiero volverme completamente loco de rabia. Nunca me enseñes alhajas, me arrastraría y me retorcería sobre la alfombra. Quisiera mi riqueza manchada de sangre por todas partes. No trabajaré nunca…”
Arturo Rambó en plena temporada infernal

“No disfrutamos en el paro, ni disfrutamos trabajando”
Salve, Evaristo!

SONAMBULARES-FOTOAsí es. Hace ya algo más de un año que recibí mi carné como miembro del Club de Desempleados del Estado del Coma. Una exclusiva asociación compuesta por unos seis millones de socios. Todo un ejército convencional de marginados, sin oficialidad a la que saludar marcialmente, equiparados en rango por un mismo infortunio.

Mi último empleo se prolongó durante un lustro. Respeté el contrato y me atuve a las consecuencias, aun sin demasiado entusiasmo, a sabiendas de que mi tiempo y mis modestos esfuerzos se pagaban barato pero religiosamente a final de mes, lo suficiente como mantener una ficción de dignidad en un entorno de permanente compraventa.

Las raíces parecían sólidas, adentrándose en una tierra fértil, abonadas por una cosecha de bonanza. Pero el árbol era más frágil de lo que parecía. El primer azote del vendaval lo desarraigó, lanzándolo hasta el país de Hoz presupuestario, que acabó de segarlo con sus certeros recortes. Fue un despido sin despedidas, de una asepsia casi quirúrgica. Gracias por participar, adiós muy buenas.

Y en un principio fue el shock, al modo en que lo teoriza Martina Klein, al más puro estilo de la Escuela de Chicago. El estupor ante una novedad indeseada: la inacción, el paro. De la inactividad nació el miedo, ni cerval ni visceral, más bien un pánico tranquilo y pausado.

En seguida lo entendí. Había caminado a través de la selva más frondosa por un sendero tan opacado que apenas dejaba ver el siguiente paso, mucho menos distinguir lo que había a mi alrededor. La única alternativa viable era la de seguir andando, huyendo de la proximidad de la noche.

Hasta que la invisibilidad, traicionera como es para el que ha perdido los sentidos, me ha hecho caer en un pozo de arenas movedizas. Inmovilizado, noto que me van tragando lenta pero inexorablemente. Comprendo instintivamente que si no me muevo, aun tendré tiempo para acostumbrarme a la viscosidad de su tacto, a su hedor pestilente, a su sabor putrefacto.

Sé que mi única esperanza de librarme de una eventual muerte segura pasa porque alguien dé conmigo sin correr mi misma suerte, que me vea y se digne ayudarme. Podría también, aun cegado por la oscuridad, luchar por encontrar una rama a la que aferrarme y retrasar mi hundimiento. O soñar con que esa rama cobre vida propia y me extraiga del fango.

De algún modo despierto en pleno planeta Dagobah. Las selvas son sus selvas, el barro es su barro y las ramas son sus ramas. Echo un rápido vistazo y compruebo que una fuerza desconocida me ha liberado del lodo hambriento. Aun así, puedo sentir la humedad adherida a mi piel, de la que apenas me protege la película de gélida mugre que me reviste. Escucho, ahora sí, cacofonías en Dolby Surround que demuestran un origen animal: un ulular sordo, un crujido repentino, un reptar sibilante, jadeos…

Al cabo de un instante, observo a un hombrecillo acercarse, empleando un anadeo artificial mientras se ayuda con un cayado. Al llegar a mi altura, me encojo al tiempo que él lanza una risita estridente. Se presenta como el maestro Yoda. Al verlo en toda su decrepitud me digo que, por fuerza, ha de pertenecer a la escuela pública.

Cuando voy a darle mi opinión acerca del desamparo del otrora noble arte del magisterio, me interrumpe con un brusco ademán. Acerca su verde mano de tres dedos y me cubre la boca con ella. Dice con voz atiplada:

“El miedo conduce al odio. Y el odio una estación de tránsito es hacia el lado oscuro. Que el miedo te paralice no permitas, pues gran peligro correrás de deslizarte hacia el reverso tenebroso”.

Antes siquiera de asimilar la compleja sintaxis con que construye sus certeras frases, el canijo verde de las orejas puntiagudas suelta una nueva sentencia:

“Reaccionar debes, sí, reaccionar debes”.

Supongo que ahora aguarda una respuesta, así que digo lo primero que se me ocurre:

“Está bien. Lo intentaré”.

“No – exclama él –. Hazlo o no lo hagas. Pero no lo intentes”.

El bicho desaparece. Yo me quedo solo, preguntándome si Lucas el Evangelista Espacial no se habrá dejado en la sala de montaje la continuación de este diálogo. Una frase añadida en el corte del director que diga algo así como que la palabra intentar lleva aparejada la duda, la posibilidad de fracaso. Hacer, sin embargo, no deja lugar a la duda. Pero si fracasas, siempre puedes volverlo a intentar. La filosofía jedi se torna críptica en su aparente simplicidad.

No importa, maestro. Seguiré tus aleccionadoras enseñanzas.

Me sacudiré el miedo y encontraré trabajo aun cuando deba ir a buscarlo a una galaxia muy, muy lejana.

Me alejaré del miedo, sí. Y me uniré a la Alianza Rebelde en su lucha sin descanso contra el emperador Moloch.

Lo haré y lo lograré… aunque para ello me vea obligado a caer en el lado oscuro.

Anuncios

2 pensamientos en “PARADO EN DAGOBAH

  1. Aúpa Santi!!!!
    Esa es la actitud. La Alianza Rebelde lo tenía todo en contra (pero muy en contra) y luego mírales.
    Vas a salir reforzado de Dagobah convertido en un Jedi muy poderoso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s